Un grupo de estudiantes y sociedad civil se acercaron hasta los funcionarios militares, demandando cumplir con su deber de defender la Constitución y no al régimen de Nicolás Maduro.

Fue una marcha totalmente pacífica. La asistencia no fue masiva, pero aun así los estudiantes en Ciudad Guayana se movilizaron hasta el Destacamento 625 de la Guardia Nacional. ¿El objetivo? Hablarle a los militares, exigirles una vez más la defensa de la Constitución, los ciudadanos, y no doblegarse al régimen.

La respuesta de los militares fue activar un innecesario piquete militar con tanquetas y equipo antimotín, mientras vías alternas también fueron trancadas, aun cuando la movilización culminó y estudiantes, sociedad civil, trabajadores y dirigentes políticos se retiraron de las adyacencias del lugar.

“No pueden seguir avanzando, están en una zona de seguridad, tendremos que hacer uso de la fuerza”, advertía uno de los funcionarios, mientras los estudiantes con manos en alto se acercaban, insistiendo que no buscaban confrontación.

Dirigentes dirigieron palabras a los funcionarios, quienes simplemente esperaban su retirada o, de lo contrario, estarían dispuestos a reprimir.

Los estudiantes que marcharon siguen con la misma visión de futuro, una Venezuela de oportunidades y calidad de vida.

“Quiero entrar a un aula de clases y poder sentirme orgullo de la historia que voy a impartir (...) para que haya crecimiento y desarrollo tiene que haber educación, por eso le sigo apostando a la educación en Venezuela”, afirmó Gabriel Dixon, estudiante de Educación, mención Ciencias Sociales, en la Universidad Católica Andrés Bello.

Willis Palma, estudiante de la Universidad de Oriente (UDO), se pronunció para repudiar el asesinato de Geraldo Ledezma, estudiante de la UDO en Monagas, quien recibió un disparo en la cabeza para robarle su celular dentro de las instalaciones de la casa de estudios.

El estado de las universidades públicas, prácticamente en paro técnico, fue otra de las razones por las que Palma manifestó seguir en la lucha de calle.

“Los estudiantes hacemos de tripa corazón, las universidades están en un estado deplorable. Cuando salimos de bachillerato nos imaginamos con casas de estudios en condiciones óptimas, no nos imaginamos que estaríamos hoy en día en las calles luchando contra el régimen, sino en las aulas formándonos como profesionales”, afirmó Palma.

La movilización culminó, sin confrontación ni represión, con la entonación del Himno Nacional. Los guardias retrocedieron, pero mantuvieron el cordón militar y gritando la consigna: “leales siempre, traidores nunca”.

   
Template by JoomlaShine